El cartílago articular

 

Fig.1: Aspecto del cartílago articular

     Se llama cartílago articular o cartílago hialino al tejido que tapiza la superficie de los huesos en las articulaciones (fig. 1). A diferencia de otros tipos de cartílago (como el fibrocartílago de los meniscos) es un tejido altamente especializado en proporcionar una superficie de deslizamiento suave, y está preparado para amortiguar el peso de nuestro cuerpo cuando nos movemos.

   Para poder cumplir con esa función adecuadamente, el cartílago carece de vasos sanguíneos, vasos linfáticos,  y  nervios (el cartílago en sí no duele, pero sí lo hace el hueso subcondral, sobre el que se apoya). Este tejido está compuesto por una pequeña cantidad de células llamadas condrocitos, que una vez adultos no tienen capacidad para multiplicarse, y por la matriz extracelular (sintetizada por los condroblastos, que son la forma joven de los condrocitos). Dicha matriz está  formada por fibras de colágeno y grandes moléculas llamadas proteoglicanos, uno de cuyos componentes es el ácido hialúronico (fig. 2). Estos proteoglicanos son los encargados de que el cartílago funcione como un eficaz amortiguador de cargas, ya que "atraen" y retienen moléculas de agua cuando el cartílago está en reposo, y las liberan bajo compresión.

     Conocer la anatomía y fisiología del cartílago es importante para comprender cómo enferma: podemos pensar en el cartílago sano como una esponja húmeda. Si la presionamos con nuestra mano el agua saldrá de la esponja, pero cuando aliviemos la presión volverá a absorber el agua y recuperará su forma. Si la dejamos secar al sol durante horas, esa misma esponja quedará rígida y perderá elasticidad, y con el tiempo se volverá más frágil y comenzará a romperse sin remedio. Algo similar sucede con el cartílago, y dado que sus células casi no se dividen y que carece de un aporte sanguíneo por el que pueda recibir otras nuevas, una vez lesionado tiene una capacidad de regeneración propia muy limitada.

     En el apartado referente a la articulación femoropatelar ya se ha descrito la condromalacia, que consiste precisamente en la alteración de las propiedades mecánicas del cartílago. En esta sección hablaremos de otros dos procesos:

 

Fig. 2: Histología del cartílago articular

     - Las lesiones condrales, que son pérdidas localizadas del grosor de la capa de cartílago de profundidad variable, y que cuando se acompañan de un fragmento óseo en su base se llaman lesiones osteocondrales.

    - La artrosis, que es una enfermedad degenerativa en que se produce una pérdida completa y extensa del cartílago articular, acompañada de cambios degenerativos e inflamatorios en otros tejidos de la rodilla (ligamentos, meniscos, hueso subcondral y cápsula articular).