Articulación femoropatelar

        La rodilla es una articulación compleja, formada por 4 huesos: el fémur (que es el hueso del muslo), la tibia y el peroné (que están en la pierna) y la rótula, también llamada patela, que es un hueso de forma redondeada que se localiza en la zona anterior de la rodilla, relacionándose con el fémur en lo que se conoce como la articulación femoropatelar. La rótula está incluida en el espesor del tendón del músculo cuádriceps, y está conectada a una eminencia de la tibia llamada tuberosidad tibial anterior mediante el tendón rotuliano (fig. 1).

     La misión de la rótula es alejar el tendón cuadricipital del eje de rotación de la rodilla, con lo que el brazo de palanca extensor aumenta y la contracción del cuádriceps resulta más eficaz (fig.2). Esto supone que el cartílago de la rótula está sometido a una tremenda presión cada vez que flexionamos la rodilla (tiene que soportar hasta 7-8 veces el peso corporal con actividades como correr, saltar, o realizar una sentadilla profunda) (fig. 3).

Fig. 1: Anatomía del aparato extensor

 

Fig. 2: Función de la rótula

Fig. 3: Flexión y presión femoropatelar

 

     Cuando la coordinación entre los distintos grupos musculares del muslo no es perfecta, o cuando existe alguna alteración de la normal anatomía del miembro (aumento de la anteversión del cuello femoral, genu valgo, torsión tibial externa, pie plano,...) se altera la posición de la rótula respecto del fémur y la presión aumenta en la articulación femoropatelar, provocando daño en el cartílago y dolor en la zona anterior de la rodilla.

     Los traumatólogos hablamos de dolor anterior de rodilla para referirnos a todos los procesos que causan dolor en dicha zona. Dentro de ellos se incluyen:  

- Condromalacia patelar: consiste en el dolor que se origina por la alteración de las propiedades mecánicas del cartílago de la rótula, por las causas que se han enumerado previamente.

- Rodilla del saltador: consiste en la inflamación del tendón rotuliano (tendinitis rotuliana), lesión por sobreuso muy relacionada con ciertos deportes (baloncesto, voleibol, balonmano, atletismo,..)

- Inestabilidad femoropatelar: consiste en un desplazamiento anormal de la rótula dentro del surco troclear del fémur, que provoca dolor y en algunos casos luxaciones recurrentes de la rótula.